"VENEZUELA SE RESPETA"

domingo, 5 de julio de 2015

PDF La conjura mediática contra Venezuela

Cuando los dueños de los medios de comunicación en Venezuela comprendieron que el presidente Hugo Chávez había asumido el socialismo del siglo XXI como propuesta política, se dedicaron a hacer todo lo posible por desmontar esa posibilidad. Así, desde 1998, una vez que el Comandante Chávez gana las elecciones, los medios comenzaron su ataque implacable. Los dueños de los medios comenzaron a usar los mismos recursos que han usado siempre contra el socialismo: la violación a la libertad de expresión y a los derechos humanos. Actuando de esta manera lograron, conjuntamente con los empresarios afiliados a Fedecámaras, con algunos miembros de la Iglesia venezolana, con un grupo de militares y con un sector de la Central de Trabajadores, dar un golpe de Estado el 11 de abril de 2002. Ese golpe fue derrocado por el pueblo y las Fuerzas Armadas, por lo que se ha llamado la unidad cívico-militar. Ahora, a partir del 12 de febrero de 2014, nuevamente entró en acción la maquinaria mediática. Desde ese día comenzaron las guarimbas en algunos municipios donde la derecha cuenta con el apoyo de los alcaldes. La violencia de la oposición fue tomando las calles y las avenidas de esos municipios: asesinatos, vehículos incendiados, motorizados degollados, instituciones públicas saqueadas, universidades y bibliotecas quemadas, todo un plan orquestado para provocar una acción represiva que permitiera tumbar el gobierno legítimo de Nicolás Maduro. Sin embargo, el pueblo bolivariano y chavista supo soportar pacíficamente esta serie de provocaciones. Mientras todo esto pasaba, los medios de comunicación hablaban de la represión del Gobierno, de la violación de los derechos humanos y, por las redes sociales podíamos observar también la manipulación de fotografías de manifestaciones en otros países, publicadas como si los hechos hubiesen acaecido en Venezuela, 12 poniendo de manifiesto el engranaje del capitalismo nacional con los medios internacionales. Los medios cartelizados, todos contra la democracia socialista venezolana, decidieron publicar una página diaria en 82 periódicos para informar acerca de la situación en Venezuela; y no solamente eso, sino que, además, una serie de artistas internacionales comenzaron a mostrar su preocupación por Venezuela, sin ni siquiera tener la mínima idea de dónde queda ese país ni qué estaba sucediendo aquí verdaderamente. 

Imprimir artículo