"EL ESEQUIBO ES DE VENEZUELA"

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Falso positivo del gobierno colombiano en la frontera

Por: Hugo Fonseca / Contrainformación
¿De dónde proviene el odio a Simón Bolívar y a Venezuela?
Cinco presidentes colombianos (Francisco de Paula Santander, José María Obando, José Hilario López, Mariano Ospina Rodríguez, y Tomás Herrera), junto a conspicuos miembros de la oligarquía neogranadina conspiraron y concertaron sus vilezas para planificar el asesinato del Gran Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre. Luego de una larga deliberación que duró hasta las 4 am, el Comité directivo del Club de asesinos, formado para crear una república independiente en el centro de Colombia, aprobó, por unanimidad, la muerte de Sucre. Club de facciosos “liberales” constituido alrededor de Santander, cuya única articulación era el odio a Bolívar.
Hoy sus nietos y bisnietos con los mismos apellidos siguen odiando todo lo que suene a Bolívar, como la Revolución Bolivariana, Chávez, y Venezuela. Sus miembros más destacados: Manuel Antonio Arrublas, Ciprián Cuenca -director de “El Demócrata”- Juan N. Barros y Juan Gómez, impresor y editor respectivamente del mismo diario; Ángel María Flores, Vicente Azuero, Luis Montoya, Juan Vargas, Mariano Ospina R. (después conservador), José María Obando (padre del liberalismo), Tomás Herrera, Genaro Santamaría, Emigdio Briceño (conservador). Lorenzo María Lleras, abuelo de dos ex presidentes colombianos, en 1932 con un pelotón de cachacos armados, sacó a empujones a Manuela Sáenz de su casa, echándola hacia el destierro. Era el odio de la criminal oligarquía hacia Bolívar...
Apellidos que se repiten y se entrecruzan, Ospina, López, Lleras, Valencia, Restrepo, Herrera, Calderón, Camargo, Santos, Holguín, Michelsen, Murillo, Hurtado,Otalora, Turbay, Pastrana, Lagarcha... todos unidos al gran traidor, agitando la bandera anti bolivariana y antivenezolana.
Los directores de la tragedia de Berruecos fueron caracterizados por S.Bolívar así: “José Hilario López es un malvado, un hombre sin delicadeza y sin honor… Todo su saber consiste en el engaño, la perfidia y la mala fe; en una palabra, es un canalla”. José María Obando: “Más malvado que López, peor si es posible. Es un asesino con más valor que el otro; un bandolero audaz y cruel; un verdugo asqueroso y un tigre feroz no saciado todavía por la sangre que ha derramado” (Perú de Lacroix). 
¿Qué le ofrecen los nietos de la oligarquía santanderista hoy, a Venezuela?
Lo que está en sus genes: violencia, manipulación, trácalas, falsos positivos, y mentiras, unificadas en la neocultura “traqueta” (traqueteo de las ametralladoras paramilitares) –que exhiben con fruición en sus medios- vocablo muy de moda en el léxico narco-paraco.
Esa cultura de la intimidación y el enriquecimiento brusco es el modelo inmoral que le impusieron a Colombia el cartel de Medellín, y los paramilitares de Uribe, aceptado por la psiquis oligárquica bogotana y por su clase política. Este carcinoma que se propagó con inusitada rapidez, quebrantando los linderos mismos de Venezuela, penetrándolos los oligarcas cachacos con la avidez de sus abuelos, los asesinos de AJ de Sucre y de Bolívar, es el tumor que el gobierno bolivariano quiere extirpar en la frontera hoy. La oligarquía colombiana ha desarrollado toda una industria de la farsa, la hipocresía y la falacia. Experta en burlar la ley sin violarla, se escandaliza cuando lo hacen los demás y descubre, de pronto, que su traición es lealtad.
No es de extrañar, entonces, que existan en Colombia tantas formas perversas de sobrevivir: unos se adaptan al sistema delinquiendo con la violencia, otros se adaptan robando en el erario público, algunos oprimiendo a los humildes y robándolos; otros siendo cómplices en delitos legalizados como el contrabando, el saqueo fronterizo y la vacuna; algunos se adaptan cooperando con los ricos para robar y hacerse mas ricos; muchos se adaptan extorsionando, secuestrando, sicariando... pero ya sea así o de cualquiera otra manera, todos buscan adaptarse para sobrevivir en ese inframundo delictual al cual ha condicionado el sistema oligárquico colombiano, a sus ciudadanos.

domingo, 20 de septiembre de 2015

VíDEO El dinero y el patrón oro

TV FORO "El problema de Colombia. De Gaitán al paramilitarismo"

En Comité Socialista de Estudios presentamos el programa de TV FORO "El problema de Colombia. De Gaitán al paramilitarismo". con la intervención de Ronald Sánchez (historiador), Herick Goicoechea (politólogo), y William Castillo (moderador, periodista). Venezolana de Televisión (VTV) 



Imprimir artículo

La crisis del capitalismo (en dibujos animados)

Libro digital: La intoxicación lingüistica




Comunicólogo y catedrático, realizó una amplia labor dedicada a analizar la relación entre cultura, comunicación y conciencia desde distintas disciplinas, como la sociología, la educación, las representaciones y funciones sociales, el desarrollo o la interculturalidad, hasta el uso que se hace del tiempo y del espacio para con los semejantes y el entorno natural y colectivo. Licenciado y doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid, y doctor en Comunicación Social cum laude por la Universidad de Münster (Alemania), ejerció como profesor e investigador en Alemania, Francia, Estados Unidos, Canadá y Brasil. Autor de trece libros, nueve en colaboración, trece capítulos de obras colectivas, veintiún prólogos e introducciones, ochenta y siete artículos en revistas españolas y extranjeras, junto con noventa y cinco conferencias y ponencias en congresos y seminarios nacionales e internacionales. Su obra divulgativa, La formación de la mentalidad sumisa, alcanzó gran popularidad. Además, a esta vasta producción personal se añaden sus cincuenta y tres traducciones de algunos de los científicos y pensadores contemporáneos más sobresalientes.

Reseña tomada de: http://www.elperroylarana.gob.ve/

Imprimir artículo

lunes, 14 de septiembre de 2015

CONTRAOFENSIVAS Y RESISTENCIAS, EL MAPA CONTINENTAL

POR MARTÍN RANGEL ARDILA / http://cronicon.net/
Los recientes acontecimientos contra el gobierno de Bolivia, ratifican la puesta en marcha de una contraofensiva imperial en el continente, para reversar los procesos democráticos y revolucionarios, que han colocado la soberanía e independencia de nuestros pueblos, como base de una sociedad distinta a la capitalista.
La derecha internacional se ha unificado en pos de este objetivo, con una estrategia que combina todas las formas de lucha, todos los medios posibles, instalando una matriz de opinión contra el "Castro-Chavismo", concepto en el que enmarcan todas las luchas anticoloniales, antimperialistas y de liberación de los pueblos.
Para el imperialismo, los gobiernos democráticos y transformadores de nuestra América, y las luchas de sus pueblos, son expresión de una perversidad política e ideológica proveniente de Cuba y Venezuela, proyectos vistos como dictatoriales. Para el imperio, estos países revolucionarios, junto a Ecuador y Bolivia, son el nuevo eje del mal del continente, contra quienes tienen enfilados todos sus arsenales golpistas.
En las estructuras de opresión y explotación del capitalismo que han desarrollado durante siglos, encadenando a nuestros pueblos a la miseria, al hambre y la injusticia, han obligado a desarrollar batallas por la dignidad como única salida y desconocen de estos procesos sus milenarias raíces libertarias.
EL IMPERIO MANIPULA LOS DERECHOS HUMANOS
Para sustentar toda la escalada de desestabilización en América, el imperialismo sostiene que los gobiernos de izquierda son violadores de los derechos humanos y pretende posicionarse como defensor de estos, de la democracia y la paz; realidad que cae por su propio peso.
Sin excepción alguna, todos los gobiernos progresistas y de izquierda del continente, vienen impulsando políticas de inclusión social, superando los niveles de pobreza y hambre que hace décadas reinaban. Los altos niveles de analfabetismo, la carencia del derecho a la salud, vivienda, seguridad social y servicios básicos, se ha superado ostensiblemente.
Hay una redistribución de la renta y los ingresos, donde el Estado es promotor directo, reduciendo el monopolio de los sujetos privados.
Importantes han sido las nacionalizaciones emprendidas en Venezuela, Ecuador y Bolivia, porque dan mayores posibilidades al impulso de políticas sociales. Los ingresos de estas naciones van siendo direccionados hacia lo público; incluso las elites oligárquicas, se han beneficiado de todos estos cambios económicos.
La democratización de la política avanza y son protagónicos los sujetos populares, participando en las grandes decisiones políticas y los rumbos del país, construyendo así un poder negado, por la democracia burguesa.
El imperialismo y la derecha mundial, temen los avances sociales, políticos y culturales de los pueblos, porque son ejemplos, que pueden seguir impactando positivamente en el despertar de los pueblos.
Por eso la manipulación discursiva sobre la defensa de los Derechos Humanos, justifica las agresiones y ataques para derrocar a los gobiernos de izquierdas, pues si el cumplimiento de los Derechos Humanos fuera un rasero para juzgar gobiernos, serían los Estados Unidos, España, Inglaterra, Colombia los primeros en ser condenados como responsables de su violación sistemática y del terrorismo de Estado.
LA DERECHA COMBINA TODAS LAS FORMAS DE LUCHA
En la contraofensiva de la derecha mundial hacia el continente, se han creado organizaciones que despliegan su acción de muchas formas: movilizaciones masivas llamando al derrocamiento de los gobiernos, organización de grupos armados de derecha que sabotean los procesos sociales, restándole dinámica y posicionamiento a las instituciones populares, intimidando a la población, paralizando los programas y acciones afirmativas gubernamentales. Grupos armados contrarrevolucionarios llenos de mercenarios de tintes fascistas.
Las formas organizativas son diversas, sobresalen los comités cívicos en Bolivia, las guarimbas en Venezuela, las marchas de banderas negras en Ecuador, todos con varios intentos golpistas, donde se agrupa la derecha y los partidos políticos de claro corte burgués, en fin, cada país va adoptando diferentes maneras y formas, con el objetivo de organizar una fuerza de choque procapitalista e imperialista, que propicie los golpes de timón, para el regreso del capitalismo salvaje.
POR LA UNIDAD REVOLUCIONARIA CONTINENTAL
Por otro lado, los pueblos de Guatemala y Honduras vienen en una batalla política contra la corrupción, haciendo de ésta, una bandera de movilización política-ética, que dignifique la política. Incluso vienen promoviendo la necesidad de una nueva gobernabilidad.
La dignificación de la política, tiene que ser un asunto central en los actuales gobiernos de izquierda del continente, profundizando la batalla al interior de partidos e instituciones, pues es una estrategia política aprovechar al máximo las debilidades de los procesos transformadores, para debilitar las bases de soporte social y político.
En estos momentos de contraofensiva imperial, hay que retomar la unidad de los revolucionarios, del movimiento popular, en un diálogo permanente con los gobiernos de izquierda, para avanzar en un nuevo pacto social, que relance de manera vigorosa la resistencia al imperialismo, unifique el discurso y la acción revolucionaria, retomando el ideal camilista de encontrarnos en lo que nos identifica y prescindir de lo que nos separa y reconociendo el enemigo común: el imperialismo y las oligarquías.
No nos perdonaría la historia que los fraccionamientos y disentimientos en el seno del pueblo, sigan debilitando la causa popular y revolucionaria. El movimiento social, popular y democrático del continente, no puede permanecer dividido e ineficaz en la lucha por la preservación y permanencia de los gobiernos de la izquierda, pues la agresión no es sólo hacia los gobiernos, sino hacia todo el acumulado popular del continente.
Ante la guerra económica del imperio hay que desatar la fuerza comunal, la fuerza popular y de los trabajadores para el control del abastecimiento, para reorganizar la distribución, combatir la corrupción y fortalecer la gestión desde abajo complementaria con los esfuerzos institucionales.
De igual manera hay que retomar la iniciativa política como un hecho y acontecimiento continental. Cada gobierno de izquierda no puede enfrentar la contraofensiva aisladamente. Los foros de la Alba, de la Celac, de Unasur y otros deben activarse de cara a este momento decisivo en la lucha antiimperialista, democrática y de revolución del Buen Vivir.
Es el momento de levantar las banderas de Martí y Bolívar por la unidad y conscientes que nuestra patria es América.

Agosto de 2015.
Imprimir artículo

martes, 8 de septiembre de 2015

La Carta de Jamaica y la unidad de la América Meridional

Por: Adrián Figueroa León (*)
La Carta de Jamaica, es un documento escrito por el Libertador Simón Bolívar cuando apenas tenía 32 años de edad y se encontraba en Kingston refugiado después de la terrible pérdida de la Segunda República (1813-1814). Bolívar salió previamente de Venezuela rumbo hacia Cartagena de Indias, donde no encontró el apoyo esperado para su acción político- militar para la recuperación de la República.

El 14 de mayo de 1815, Bolívar encuentra asilo en Kingston – Jamaica y ahí decide proseguir su campaña política buscando apoyo en  favor de la causa de la independencia y escribe una serie de artículos, documentos y cartas siendo la más notable, “La Contestación de un Americano Meridional a un caballero de esta isla”, la cual estaba dirigida a un comerciante inglés llamado Henry Cullen, y que posteriormente fue conocida por la historiografía como la Carta de Jamaica, firmada por Bolívar el 6 de septiembre de 1815.

Más allá del sentido “profético” que atribuyen muchos historiadores venezolanos a este documento, nos inclinamos por decir que la Carta de Jamaica es un profundo análisis geográfico, sociológico y geoestratégico de América, donde se registra la evolución del pensamiento geopolítico y militar de Bolívar, quien se traza las ideas precursoras del antiimperialismo, de la unidad continental y las tareas a cumplir, entre las cuales se pueden mencionar; la necesidad de separarse definitivamente e independizarse de España, la necesidad de una constitución republicana sin la presencia de monarquías ni absolutismos y finalmente la necesidad de la unidad de los pueblos de la América. 

Según Bolívar, Europa ya no tenía ojos para ver la justicia de la gesta americana y se hacía cómplice de toda la barbarie española.  Por eso veía con mucha prioridad la unión de América para poder contrarrestar el poderío económico y militar de Europa y del Imperio del Norte.

A través de la Carta de Jamaica, Bolívar manifiesta la idea de avanzar para conformar Confederación de Pueblos americanos cuya capital sería Panamá, sugiere el tipo de organización política, la importancia de la unidad y la necesidad de conformar un contingente militar común para la defensa latinoamericana. 

El pensamiento geopolítico de Bolívar lo llevó a proponer la creación de canales transoceánicos en Panamá para unir el continente acortando las distancias y evitar que la navegación europea tuviera que cruzar obligadamente por peligrosos y estrechos canales del sur de Chile.  En este orden de ideas, Bolívar decía en la Carta de Jamaica:
“Los estados del Itsmo de Panamá hasta Guatemala formarán quizá una asociación.  Esta magnífica posición entre los grandes mares podrá ser con el tiempo el emporio del universo: sus canales acortarán las distancias del mundo; estrecharán los lazos comerciales de Europa, América y Asia; traerán a tan feliz región los tributos de las cuatro partes del Globo.  ¡Acaso solo allí podrá fijarse la capital de la tierra como pretendió Constantino que fuese Bizancio la del antiguo hemisferio”
El Libertador no concebía repúblicas fragmentadas, sino unidas como una gran federación o bloque de repúblicas americanas.  Además comprendió que sólo a través de la soberanía popular se podrían mantener las repúblicas intactas ante el avance del imperialismo estadounidense y las potencias europeas.  En su carta, Bolívar plantea la idea de un congreso para los americanos y la importancia estratégica de Panamá:

¡Qué bello  sería que el istmo de Panamá fuese para nosotros lo que el de Corinto para los griegos! Ojalá algún día tengamos la fortuna de instalar allí un augusto congreso  de los representantes de las repúblicas, reinos e imperios, a tratar y discutir sobre los altos intereses de la paz y de la guerra con las naciones de las otras partes del mundo.

De igual manera, Bolívar se plantea las ideas precursoras de Colombia como una sola nación, la cual se fundaría cuatro años más tarde en el Congreso reunido en Angostura, en este sentido, el libertador sentenció:  “La Nueva Granada se unirá con Venezuela, si llegan a convenirse en formar una república central, cuya capital sea Maracaibo o una nueva ciudad”.

En esta pieza trascendental del pensamiento y acción política, Bolívar denuncia el atropello y expoliación por parte del imperio español durante más de tres siglos haciendo referencia inclusive a los documentos probatorios como la obra del fraile Bartolomé de Las Casas “Brevísima relación de la destrucción de las Indias.”

Bolívar  analiza las causas de la caída de la Segunda República, así como los errores que se cometieron en la guerra de la independencia y comprende la necesidad de incorporar a las mayorías en la lucha de la independencia como un proyecto popular.

Sin ninguna duda, la Carta de Jamaica es uno de los documentos fundamentales del ideario político del Libertador Simón Bolívar donde se configura la noción de la América Meridional, que para Bolívar comprendía desde el Rio Grande hasta La Patagonia, se desarrolla una teoría de la emancipación, el conocimiento de las sociedades americanas y naciones que se estaban formando recientemente.

El pasado domingo 6 de septiembre de 2015 se celebró el Bicentenario de la Carta de Jamaica, al mismo tiempo que se efectuaba la X Cumbre de Petrocaribe, es importante destacar que este texto fundamental, ha servido de inspiración no sólo a Bolívar, sino dos siglos después ha sido uno de los principales referentes ideológicos de los procesos políticos emancipatorios del siglo XXI para la Unión e Integración Latinoamericana y Caribeña.

De esta manera han surgido importantes iniciativas unionistas que hacen letra viva las ideas de Bolívar,  como los casos de Petrocaribe, ALBA, UNASUR y la CELAC, las cuales han sido impulsadas de la mano del Comandante Chávez para la lucha contra la explotación, el colonialismo, el imperialismo y en favor de la independencia, la soberanía y la unidad de los pueblos de la América Meridional.



(*) Adrián Figueroa León, MSc. en Relaciones Internacionales de la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela (UMBV), Investigador en temas de América Latina y el Caribe, @adrianfigueroa7, Editor del blog: Comité Socialista de Estudios http:comitesocialista.blogspot.com

Imprimir artículo

domingo, 6 de septiembre de 2015

Libro digital "Independencia, Soberanía y Justicia Social en el Pensamiento del Liberador Simón Bolívar"

En Comité Socialista de Estudios colocamos a la disposición de nuestros usuarios el libro en versión digital "Independencia, Soberanía y Justicia Social en el Pensamiento del Liberador Simón Bolívar" el cual es una compilación de los textos fundamentales del ideario de Bolívar.

Imprimir artículo

La realidad y los sueños (Reflexiones de Fidel)

Escribir es una forma de ser útil si consideras que nuestra sufrida humanidad debe ser más y mejor educada ante la increíble ignorancia que nos envuelve a todos, con excepción de los investigadores que buscan en las ciencias una respuesta satisfactoria. Es una palabra que implica en pocas letras su infinito contenido.
Todos en nuestra juventud oímos hablar alguna vez de Einstein y, en especial, tras el estallido de las bombas atómicasen Hiroshima y Nagasaki, que puso fin a la cruel guerra desatada entre Japón y Estados Unidos. Cuando aquellas bombas fueron lanzadas, después de la guerra desatada por el ataque a la base de Estados Unidos en Pearl Harbor, ya el imperio japonés estaba vencido. Estados Unidos, el país cuyo territorio e industrias permanecieron ajenos a la guerra, pasó a ser el de mayor riqueza y mejor armado de la Tierra, frente a un mundo destrozado, repleto de muertos, heridos y hambrientos. Juntos, la URSS y China habían perdido más de 50 millones de vidas, sumadas a una enorme destrucción material. Casi todo el oro del mundo fue a parar a las arcas de Estados Unidos. Hoy se calcula que la totalidad del oro como reserva monetaria de esa nación alcanza 8 mil 133,5 toneladas de dicho metal. A pesar de ello, haciendo trizas los compromisos suscritos en Bretton Woods, Estados Unidos, declaró unilateralmente que no harían honor al deber de respaldar la onza Troy con el valor en oro de su papel moneda.
Tal medida decretada por Nixon violaba los compromisos contraídos por el presidente Franklin Delano Roosevelt.Según un elevado número de expertos en esa materia, crearon así las bases de una crisis que entre otros desastres amenaza golpear con fuerza la economía de ese modelo de país. Mientras tanto, se adeuda a Cuba las indemnizaciones equivalentes a daños, que ascienden a cuantiosos millones de dólares como denunció nuestro país con argumentos y datos irrebatibles a lo largo de sus intervenciones en las Naciones Unidas.
Como fue expresado con toda claridad por el Partido y el Gobierno de Cuba, en prenda de buena voluntad y de paz entre todos los países de este hemisferio y del conjunto de pueblos que integran la familia humana, y así contribuir a garantizar la supervivencia de nuestra especie en el modesto espacio que nos corresponde en el universo, no dejaremos nunca de luchar por la paz y el bienestar de todos los seres humanos, con independencia del color de la piel y el país de origen de cada habitante del planeta, así como por el derecho pleno de todos a poseer o no una creencia religiosa.

La igualdad de todos los ciudadanos a la salud, la educación, el trabajo, la alimentación, la seguridad, la cultura, la ciencia, y al bienestar, es decir, los mismos derechos que proclamamos cuando iniciamos nuestra lucha más los que emanen de nuestros sueños de justicia e igualdad para los habitantes de nuestro mundo, es lo que deseo a todos; los que por comulgar en todo o en parte con las mismas ideas, o muy superiores pero en la misma dirección, les doy las gracias, queridos compatriotas.
Imprimir artículo

Reflexión de Chávez sobre la Carta de Jamaica